COMENTARIOS

Guadalupe Martínez Abbad nos abre los ojos y nos enseña a ver. Nos acerca a un mundo cotidiano y cercano: bellos paisajes y espacios al aire libre rebosantes de luz y color, bodegones compuestos de frutas y otros alimentos presentes en cualquier cocina, escenas populares que revelan la sencillez de sus gentes, retratos de distintos personajes con actitudes y gestos diversos…

Sus óleos son imágenes donde se estudian la composición, el volumen y la perspectiva con un estilo cuidado y depurado, pero sobre todo son unos óleos que constituyen un discurso sobre el color.

Y es que para Guadalupe la paleta cromática no tiene secretos. Maneja con maestría los diversos tonos y colores, los matiza según la luz, juega con los reflejos y las sombras, combina, alterna y superpone, todo por conseguir el valor expresivo de la composición.

Guadalupe nos enseña a ver con nuestros propios ojos la gran obra que es la naturaleza. Ahora es labor nuestra aprender a mirar con el corazón.


Mª Sol G. Moreno.
____________________________________________________________________________________________________________

La obra de Guadalupe Martínez Abbad […] de técnica respetuosa con lo natural y consecuente con la enseñanza recibida de los maestros, ostenta el sello firme de la pintora que la creó y compuso con gran acierto.

Aunque con señalada preferencia por el paisaje con viejas visiones […], la pintora cultiva los demás géneros, bodegones y retratos, los primeros […], con gran sentido compositivo y acertadísimamente iluminados para resaltar los volúmenes […]; los retratos con depurada ejecución, acertado colorido y asombroso parecido.

Marino Antequera.
Crítico de Arte y académico de Bellas Artes

____________________________________________________________________________________________________________

[…] Como en la vez anterior, diversos son los temas tratados, que van desde el retrato inquietante al bodegón sencillo y sereno, tratado con maestría clásica.

No faltan tampoco los recios paisajes del agro español que en su interpretación, bien con pinceles o manejando diestramente la espátula, refuerza su expresión definitiva.

En cuanto al retrato sorprende gratamente, junto al buen hacer de la artista y al parecido con los modelos, la impresión de transmitir el carácter y las cualidades psíquicas del retratado. […] En toda su obra se advierte, ante todo, una serenidad y armadura arquitectónica recortada en sus cuadros, donde predominan la verticalidad y el equilibrio con acusada firmeza […].

[…] Conceptos y apariencias de virilidad y feminidad unidas, que se acentúan con la técnica empleada, según los temas, comúnmente de sobrios y gruesos empastes al óleo --la difícil técnica-- que afianzan el vigor físico y la corporeidad de lo representado, distintos a las veladuras con disolventes, cuyo procedimiento, demasiado extendido hoy, recuerda a la acuarela o a los dibujos coloreados sobre papel, preñados de elementales primitivismos.

[…] una firme voluntad de trabajo y depurado oficio, muy actual y sabiamente manejado […] sitúan a Guadalupe Martínez Abbad como una gran pintora de su tiempo.


Antonio Fernández Curro
Catedrático de la facultad de Bellas Artes

____________________________________________________________________________________________________________

[…] Paseando la mirada por sus creaciones me siento feliz, recordando aquello de la ilustre andariega castellana, cuando afirmaba que también entre los pucheros se halla el poder del Creador. Gracias Guadalupe.

Ángel Miguel de Arce
Crítico de Arte

____________________________________________________________________________________________________________